sábado, 14 de agosto de 2010

DISCAPACIDAD Y PROSTITUCIÓN

Recientemente el presidente Zapatero ha prohibido los anuncios de ofertas de prostitución en la sección de anuncios de los periódicos. Esto es un primer paso para que gobierno y sociedad se pongan de acuerdo en que la prostitución es una actividad amoral, y poco, o nada, ética.

Esta creencia puede ser una verdad a medias, o una mentira a medias. Según se mire. ¿No ha dado el presidente Zapatero libertad en el ámbito de la pareja, social, legal...,  a los homosexuales? Según este planteamiento, ¿por qué no dar también libertad a todas aquellas  personas que quieran ejercer libremente la prostitución? ¿Es que no es su decisión y su cuerpo? 

Lo amoral y poco, o nada, ético es permitir las actividades inhumanas del comercio de "las tratas de blancas", mirar hacia otro lado, y no reglamentar y legislar para que toda aquella persona que quiera, por decisión propia, ejercer la prostitución lo pueda hacer, con plenas garantías de legalidad, esto es: Con sus derechos y obligaciones. Porque la prostitución, así entendida, no es más que un mutuo acuerdo, o contrato, entre el profesional de la prostitución y el cliente.

Ya para terminar: Lo amoral y poco, o nada, ético es condenar la prostitución desde la sociedad,  cubrirla con el manto negro de la marginación y la clandestinidad, y no verla como un bien común, de servicio público; porque la sociedad  debe  enterarse, y entender, que hay grupos sociales,  como las personas con discapacidad, que tienen una sexualidad nula-o casi nula-,  o que tienen importantes dificultades para tener relaciones íntimo-sexuales, y que su única salida es acudir a los servicios de una profesional de la prostitución. Pero, en último caso, de todo esto no tiene la culpa ni Zapatero, ni los legisladores, ni la sociedad: La tenemos el propio colectivo de las personas con discapacidad, pues no somos capaces de organizar el suficiente asociacionismo que se pre-ocupe, y se ocupe de asuntos como este,  que  es una de las parcelas de la vida que verdaderamente  inciden  en nuestras vidas.

1 comentario:

  1. Hola Andrés, gracias por la invitación. Tienes razón que el gobierno y en parte la sociedad tenemos una doble moral para ciertas cosas como puede ser la prostitución. En vez de normalizar este oficio, les interesa que siga siendo marginal, todo porque es mucho dinero negro el que hay en juego. Al final los que siempre salen perjudicados son colectivos como los que apuntas. En fin...

    Saludos y suerte con el blog.

    ResponderEliminar

HTML